Últimos temas
» Busqueda, buscosa, busquesita
Mar Nov 03, 2015 11:04 pm por Selena M. Gomez

» Pick your PB!
Jue Oct 22, 2015 10:16 pm por Taylor D. Lautner

» Este rubio busca
Jue Oct 22, 2015 8:56 pm por Jonathan S. Pettyfer

» Shopping (Emma C. Watson)
Vie Oct 09, 2015 11:00 pm por Emma C. Watson

» Middle Earth RPG - CONFIRMACIÓN NORMAL
Dom Sep 13, 2015 3:31 am por Invitado


Lazy days of winter ▬ Ryan G.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lazy days of winter ▬ Ryan G.

Mensaje por Margot E. Robbie el Miér Ago 19, 2015 3:31 pm

El miércoles había amanecido como cualquier otro día de la semana para la rubia, cuando tiene días libres después de haber estado varios meses en Canadá grabando a sol y sombra Suicide Squad. Los primeros días a su regreso, quiso quedarse en su apartamento, envuelta entre las sábanas de su cama mientras veía las series que había dejado pendiente en Netflix. Sense8 se había vuelto su obsesión, amanecía viendo la serie y se quedaba dormida viéndola. Luego de ver cada capítulo, más ganas tenía de volverse una Sensate y consolar a Lito Hernández después que perdió su chancla. Luego de tanto encierro se merecía salir para coger un poco de sol.  

Salió de su apartamento luciendo lo más natural posible, sin importarle que fotógrafos podrían estar esperándola para captarla en su esencia. Tenía la cara lavada, su cabello lo tenía atado en una moña y usaba lentes oscuros para proteger sus ojos del intenso sol que cubría a Manhattan. Caminaba por las calles de TriBeca viendo las vitrinas de las tiendas que pasaba por el lado, algunas eran galerías de artes, otras librerías y las que quedaban eran tiendas de ropa vintage, y se detenía a ver la que le llamaba la atención. Terminó en una librería comprándose dos libros que había querido adquirir desde que fueron publicados y luego en una tienda vintage, donde compró una cartera Chanel de colección.

Siguió caminando sobre la calle pero se detenía de vez en cuando, al ser interceptada por fans que se acercaban a ella para pedirle una selfie o un autógrafo y ella con todo gusto se los daba. Al final de cuentas, a ellos les debía todo el éxito que estaba teniendo. Se tomó una última selfie con un grupo de chicas que se toparon con ella y entró a la cafetería que estaba a unos cuantos pasos de donde estaba. Se acercó al mostrador y ordenó un batido de moras en tamaño grande. Lo pagó y se fue a sentar a una mesa que encontró desocupada en la terraza del local. Sacó uno de los libros que compró y lo abrió, empezando a leerlo, queriendo tener un momento para ella sola.


Última edición por Margot E. Robbie el Sáb Ago 22, 2015 10:24 pm, editado 1 vez




hello margot.
→ Everything you do is super fucking cute and I can't stand it.

avatar
Margot E. Robbie
No one knows you
No one knows you

Mensajes : 9
Dinero en el banco $ : 856
Humor : Estable.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy days of winter ▬ Ryan G.

Mensaje por Ryan T. Gosling el Jue Ago 20, 2015 10:49 pm

Había vuelto de un último viaje a Canada y comenzaba desde algunos meses a filmar para su nueva pelicula con Emma Stone. La chica era una de las personas más divertidas que había conocido en su vida. Luego de haber rodado con anterioridad con la joven, sabía que la diversión y el disfrute eran cosas que no se perderían, que perdurarían durante todo momento. Diferente había sido con su compañera de The Notebook. Se llevaban como perro y gato, incluso aunque más de la mitad de la gente creyera que se llevaban armoniosamente lo cierto era que no se podían soportar pero de ninguna manera. Rachel era obsesiva, compulsiva y pesada, y por eso a veces desconfiaba de aquellas con las que tenía que grabar, a veces. Era algo inconsciente la verdad, no lo solía manejar, y por esa razón muchas veces no se abría a gente del entorno, en especial mujeres. Un par de charlas, quizá, una copa o un baile en un festejo pero nada más allá.

Se despertó aquel día sabiendo que sería un día no muy creativo ni productivo. Tenía su día de descanso por lo tanto lo que menos haría sería descansar. Necesitaba salir de espacios cerrados, de sets oscuros, y de su casa más que nada. Así que eso hizo. La abandonó, vestido con ropa normal, casual. Unas gafas algo grandes para tapar bastante de su rostro, y un abrigo. El clima estaba bastante frío en esta época del año y si debía ser sincero era bastante friolento la mitad del tiempo. La otra mitad se quejaba por el calor, no tenía término medio.

Por suerte, a pesar de su "fama" (un concepto que a él no le gustaba), no lo habían reconocido. Le gustaba el bajo perfil, aunque no tenía ningún problema si alguien lo reconocía, le pedía un saludo, abrazo, una foto, lo que fuera lo daba, pero el hecho de ser perseguido como un ser "famoso" no le cuadraba bien. Para él alguien famoso era Paul McCartney, no alguien como él, un simple actor de películas que quizá miras un martes a las 4 de la tarde. Sacó su celular de su bolsillo, mientras caminaba cerca al Empire Street, entre sus agendados tenía varios contactos. Tenía dos móviles, uno personal y otro más general, en el que tenía más de 400 agendados. Al llegar a la M, la idea le cruzó la mente. Presionó la pantalla y esperó a que atendiera, si lo hacía, mientras observaba aquella zona transitada por nativos y varios extranjeros. Suponía que la chica estaba ocupada pero, en el caso de que no, deberían hacer algo. Ir a algún lado, quizá al mercado general, algún paseo, una caminata. Margot era una mujer preciosa, con buen sentido del humor. Y aunque no había tenido oportunidad de ver una de sus últimas películas, sabía por reseña que había sido excelente.


pd: es invierno xD.


avatar
Ryan T. Gosling
No one knows you
No one knows you

Mensajes : 7
Dinero en el banco $ : 851
Humor : Meeeeeh

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy days of winter ▬ Ryan G.

Mensaje por Margot E. Robbie el Vie Ago 21, 2015 1:38 am

El clima Australiano era tan cambiante como su color de cabello, por lo que decir que se adaptaba al frío de Nueva York era una mentira. Venía de un continente desértico, que vivía en constantes sequías y hasta el cuello con la temporada de lluvia, así que para ella, su definición de invierno era calor. Mientras unos se resguardaban del frío con grandes abrigos y bufandas, ella lo hacía en la playa, rodeada de sol y mucha arena. Así que no estaba del todo contenta, las bajas temperaturas partían sus labios y resecaban su cabello, pero lo único bueno era que podía ver los copos de nieves caer a través de la ventana de su habitación. O en este caso, desde la mesa en la que estaba sentada y aparentemente, era la única de dos personas que tuvieron la valentía de hacerlo, la otra persona, era un chico afroamericano que se hacía acompañar de un perro de raza Golden Retriever. Al menos el canino tenía una gruesa capa de pelo que lo protegía.

"Margot, ¿Qué crees que haces? Te dará dentera o se te congelará el cerebro." Claramente podía escuchar la regañiza de su madre en el fondo de su cabeza, cada vez que sorbía de su batido de moras. Su mamá siempre creyó que ingerir bebidas heladas en invierno, era malo para la salud, el cuerpo ya sufría de frío y el hacerlo beber algo helado, terminaría por darle una hipotermia. "Déjame ser, mamá." Es lo que siempre le respondía cuando le agarraba un ataque de histeria contra ella. Rodó los ojos y se olvidó de su mamá, sorbiendo nuevamente de su bebida; sólo ella sabía porque prefería lo frío que lo caliente. Lo mismo le sucedía con los libros, siempre se estancaba en un mismo género para leer, porque los demás no le provocaban ganas, con la pequeña excepción del único libro que Stephen King que ha leído. Se leyó el libro del ‘Pasayo Eso’ después de haberse visto la película. Podía llegar a ser tan compleja, que a veces ni ella misma sabía lo que transitaba por su cabeza.

Dobló la esquina de la hoja que leía y cerró el libro, dejándolo sobre la mesa, para coger el teléfono que sonaba en el interior del bolsillo de su chaqueta de cuero negro. Vio la pantalla de su iPhone y una ligera sonrisa se formó sobre sus labios, al leer el nombre que se reflejaba. Contestó y acercó el auricular a su oído. — Dichosos los oídos que te escuchan, Ryan. — Sonrió a través del aparato y en su voz se podía escuchar el contento de recibir una llamada suya. — Me tienes un poco abandonada, eh. Esas cosas no se hacen. — Dijo al fingir una voz quejosa a la vez que apretaba sus labios para evitar que una risilla se escapara de estos pero la parte en que dijo que la tenía un poco abandonada, iba enserio. Sabía que los dos estuvieron en Canadá al mismo tiempo pero por conflictos de horarios y escasos días de descanso, nunca tuvo la oportunidad de siquiera llamarlo y preguntarle como estaba.



PD: A mí nadie me dijo ): jajaja.




hello margot.
→ Everything you do is super fucking cute and I can't stand it.

avatar
Margot E. Robbie
No one knows you
No one knows you

Mensajes : 9
Dinero en el banco $ : 856
Humor : Estable.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy days of winter ▬ Ryan G.

Mensaje por Ryan T. Gosling el Sáb Ago 22, 2015 2:48 pm

Era bastante maduro pensar que por fin estaba haciendo lo que quería, aunque con ello venían los típicos gajes feos del oficio, aquellos que aunque no quisieras verlos estaban ahí y era difícil librarse de ellos. No era decisión propia, era algo que venía ya incluído de manera tácita, para nada explícita. Estaba trabajando, tenía películas con buenas referencias, buenos trabajos con Emma en camino, por lo demás bueno, aunque no tuviera pareja siempre tenía alguna manera de mantenerse digamos, en un buen estado. El problema no eran las féminas, sino era que al viajar tanto y tener que escoger todo el tiempo a qué ciudad o país iba a dirigirse, no le parecía muy atractiva la idea de mantenerse en Nueva York con una novia o algo así. Ni siquiera con un perro. Para él todo era pasajero, incluso el lugar donde uno vivía. Se mostraba bastante reticente a mantener amistades también, pues si se hacía amigos de una ciudad o localidad determinada luego era difícil volver a verlos. Como sus amigos de Inglaterra, no los veía casi nunca, y aunque los quisiera era casi imposible saber cuando sería la próxima vez que compartirían una rica cena, una cerveza, o cualquier otra cosa.

Se le iluminó el rostro cuando notó que el tono de espera de llamada había acabado, sabiendo que en segundos lo inminente sería escuchar la voz de la bella rubia Margot. Más allá de las quejas que pudiera tener sobre sus amistades y sus relaciones en general, la muchacha siempre estaba al pie del cañón. Un mail intercambiado, un mensaje o una llamada, a veces nada. No importaba, siempre encontraban aunque sea unos quince minutos, o dos horas, para hablar de lo que fuera. Desde sus últimas películas o programas, hasta la última canción de la que se habían fanatizado. No importaba. -Oh, no. Nada de dichosos. He sido un idiota, y lo siento cariño, eh. Debería llamar más a menudo, pero resulta que sé que estamos los dos en la misma ciudad.- Contestó, alzando las cejas, esperando de un lado de la calle hasta que el semáforo cambiara de color para así poder cruzar la acera con toda la tranquilidad del mundo. -Lo sé, lo sé. Soy el hombre más maldito del mundo.- Agrega a su último comentario, con sorna, mientras reía y pasaba al otro lado de la calle con sigilo, entre tanta gente nadie sabía quién era. Una buena señal, y muy tranquila.

-¿Cómo está mi rubia preferida, hm? Estaba pensando en visitarte, donde fuera que estés. Tengo el resto de la tarde libre y, para serte sincero, preferiría estar en un lugar caliente en este momento, se me congelan los dedos. ¿Vas a pagarme tú la ambulancia si les pasa algo? ¿O vas a decirme dónde estás?- Preguntó divertido, sus pasos eran ligeros, su caminar derecho y elegante. Observaba varias tiendas aledañas, con atención. Quizá antes de ir a verla podía comprarse una camisa o un saco nuevo.



PD: Jajaja xD. Está en la fotito del tablón (?


avatar
Ryan T. Gosling
No one knows you
No one knows you

Mensajes : 7
Dinero en el banco $ : 851
Humor : Meeeeeh

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy days of winter ▬ Ryan G.

Mensaje por Margot E. Robbie el Sáb Ago 22, 2015 10:35 pm

Cuando no tenía mucho que hacer, como en estos momentos, la rubia se ponía imaginar lo diferente que sería su vida, si no hubiese tomando el camino que la llevó a estar a donde está ahora. ¿En qué lugar estaría sentada leyéndose el libro o con quien estaría compartiendo el batido? Y la respuesta más sencilla, fue dentro de las cuatro paredes de una aburrida oficina, llevando una vida monótona y trabajando en un horario de 9 a 5, cinco veces a la semana. ¿Qué mortal encontraba dicha en esa rutina? Porque ella no. Le bastaba con pensar en momentos hipotéticos como ese, para darse cuenta que la profesión que había elegido para toda la vida, no tenía lugar para la monotonía. Aunque fuese cierto eso de que llegaba todos los días a un set para hacer lo mismo que hizo el día anterior, siempre había algo diferente que personificar o actuar.

Escuchar aquel singular tono de voz al otro lado del auricular, hacía que todo lo demás dejara de importar. Los repentinos ladridos que salían del perro que estaba detrás de ella, se volvieron un eco en el aire mientras que las personas que caminaban a un lado de su mesa, se convertían en manchones que se difuminaban con un soplido del frío viento. Sentía que así de especial era la amistad que compartía con el canadiense de ojos azules, que cuando hablaban por teléfono solamente eran ellos dos y nadie más. Rodó los ojos y asintió cuando le escucho decirse [i]idiota{/i], no siempre se presentaba la oportunidad en la que Ryan utilizara ese adjetivo calificativo para referirse a sí mismo. Eran esas pequeñas cosas de él, que la hacían reír con goce. — Sólo puse atención hasta "He sido un idiota" y ya después no se qué dijiste. — Respondió con una sonrisa burlona, que casi se convierte en una risa pero tuvo que contenerla. — Que conste, que eso de ser el más maldito, lo has dicho tú, no yo. — Negó suavemente cuando le escuchó reír y ensanchó su sonrisa, tan sólo un poco. Nunca le llegaría a decir en su cara que es un maldito, aunque mentiría si dijera que nunca ha pensado así de él, aunque en el buen sentido, claro está.

Antes de contestarte, ¿Seguiré siendo tu preferida aunque cambie mi color de cabello? ¿Qué opinas de las pelirrojas? — Sonrió de lado, tomando un mechón de cabello que se soltó de su moña y lo inspeccionó, imaginándose que tal se vería con ese color de pelo. Seguramente se vería mejor que cuando se lo oscureció, parecía una versión joven de Morticia Addams de lo pálida que se veía. Incluso, cuando se veía al espejo, no se reconocía por tan drástico cambio se que hizo. — Sé que te gusta trabajar con ellas. — Agregó en un tono descarado mientras mordía la pajilla de la cual sorbía lo poco que le quedaba de su batido de moras. — Siempre te ha fascinado ser el drama king. Estoy en una cafetería de TriBeCa, cerca de una tienda de antigüedades; me vas a encontrar fácil, soy la única que está sentada afuera. — Contestó todavía sonriente y se levantó de su silla, arrimándose al barandal que dividía la calle de la cafetería, y volteó a ver a ambos lados, en caso de que el rubio anduviera cerca de su ubicación. No vio señas de él, así que volvió a sentarse para esperarlo mientras seguía hablando con él al otro lado de la línea.




PD: Ya me fije, que tonta. :c jajaja.




hello margot.
→ Everything you do is super fucking cute and I can't stand it.

avatar
Margot E. Robbie
No one knows you
No one knows you

Mensajes : 9
Dinero en el banco $ : 856
Humor : Estable.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy days of winter ▬ Ryan G.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.